Diario de clase de sociales

28 marzo, 2010

Comentario de la “Carta a las generaciones futuras” de N. Bujarin

Filed under: 4º de ESO,Edad Contemporánea,Historia — rafaelcastell @ 8:02 pm
Tags: , , , , ,

Este es el texto que se incluyó en el examen del pasado jueves. No lo conocía y dí con el por casualidad, mientras buscaba algún texto sobre las sentencias de los juicios de Moscú y las persecuciones de Stalin. Me pareció ideal para un comentario, ya que emplea un lenguaje claro, las ideas fundamentales expresadas son diáfanas y el contexto se puede reconstruir de forma sencilla (TODO el mundo puede darse cuenta que estamos ante una persona que acaba de ser condenada a muerte por Stalin y cualquier persona que haya estudiado mínimamente el tema puede comentar algo del proceso histórico que subyace a esa ejecución). El texto completo puede leerse aquí.

Estamos ante una carta escrita por Nikolai Bujarin en 1938. Podemos clasificar el texto como epistolar -al ser una carta- y político, pues contiene algunas ideas sobre la situación política de la URSS y se realiza una crítica del gobierno de Stalin. A su vez, la carta también es una especie de testamento escrito por una persona que sabe que va a ser ajusticiada, y que explica cómo se ha llegado a esa situación. El destinatario de la carta son las generaciones futuras de militantes y dirigentes soviéticos, a los que Bujarin pide que no se dejen manipular y que sepan que Bujarin nunca fue un traidor a la URSS, como se aseguraba.

El autor, Nikolai Bujarin, fue uno de los grandes líderes bolcheviques. Catalogado por Lenin en su testamento como “el preferido del partido”, ocupó numerosos e importantes cargos en la URSS, hasta que fue depurado y acusado por Stalin y condenado en el proceso de la Gran Purga, y fusilado posteriormente, en el año 1938. (Para un buen comentario sobre el autor, bastaría con decir que fue un líder bolchevique -“desde los 18 años”- y que fue condenado por Stalin en 1938).

La fecha, 1938, coincide con el clímax final del proceso de la Gran Purga dirigida por Stalin, y cuyo objetivo era eliminar toda posible disidencia en la URSS a su poder.

En este texto, escrito poco antes de ser fusilado, Bujarin justifica su actuación política y su comportamiento,

“Soy miembro del Partido desde la edad de dieciocho años y el objetivo de mi vida fue siempre luchar por los intereses de la clase obrera, por la victoria del socialismo”; “Si llegué a equivocarme, más de una vez, en el curso de la lucha por la construcción  del socialismo, que las generaciones venideras no me juzguen con más severidad que Vladimir Ilich Lenin”.

, sin embargo sabe que va a ser fusilado y ajusticiado de forma completamente injusta por “una máquina infernal que, recurriendo sin duda a métodos medievales, dispone de una fuerza titánica, fabrica calumnias, etc…”. Esa “máquina infernal” no es otra cosa que la burocracia estalinista y el sistema dictatorial que emplea Stalin para eliminar toda posible disidencia. En la misiva Bujarin acusa a la policía política de la URSS, la NKVD, de haberse convertido en una organización “degenerada de funcionarios  enriquecidos, corrompidos y carentes de ideales”, capaz de cualquier cosa para complacer a Stalin. A su vez también acusa al periódico del partido, Pravda, de inventar cualquier mentira o acusación para desprestigiar a toda persona que no complazca a Stalin. La carta, por tanto, es una clara advertencia sobre el sistema dictatorial que se ha establecido en la URSS, en el que todos los poderes e instituciones -prensa, policía y ejército, justicia- han sido monopolizados y empleados por Stalin para acallar cualquier posible crítica o desavenencia y para perseguir a todos aquellos que se atrevan a contestarle. El mecanismo de persecución de una persona en la URSS es resumido por el propio Bujarin en su carta: primero se le acusa en la prensa de querer acabar con las conquistas de la revolución y de reimplantar el Capitalismo, algo que no era cierto, pero que era imposible de refutar, lo que situaba a esa persona en el punto de mira del sistema; posteriormente, la policía política o NKVD realizaba una “investigación” y acusaba a esa persona de complot, terrorismo o espionaje, acusación que la justicia soviética, también controlada por Stalin, confirmaba, sentenciando a muerte al reo. De ese modo, fue condenado Bujarin, así como muchos otros miles de personas en la URSS en esta época.   Ríkov, Bujarin, Kalinin, Stalin y Tomski ante la tumba de Lenin en 1927.

Como ideas secundarias, podemos señalar la patológica desconfianza de Stalin hacia todo (“si Stalin llegara a dudar de sí mismo, se le tranquilizaría al instante”), observada por Bujarin; o, por ejemplo, las previsiones que Bujarin hace respecto al futuro, pues considera que tras su persecución, vendrán las de miles de personas más (“mi sola cabeza inocente implicará millares de otras también inocentes”). Incluso llega a prever la desaparición de aquellas mismas personas que, inconscientemente, forman parte de los órganos corruptos, pues “cuando se trata de asuntos indecentes, la historia no soporta testigos”.

El contexto histórico en el se insicribe el texto es el proceso de constitución de una dictadura totalitaria en la URSS a cargo de Stalin, que poco a poco tras la muerte de Lenin en 1924, irá acumulando todos los resortes del poder e irá eliminando sucesivamente a todos sus contrincantes políticos en el seno del PCUS(b), hasta monopolizar el poder. Primeramente, Stalin alejará a Trotsky, organizador del ejército Rojo y uno de los líderes más capaces del bolchevismo, y posteriormente hará lo msimo con otros viejos dirigentes bolcheviques, como Zinoviev o Kamenev. Con la introducción de los Planes Quinquenales, Stalin fue afianzándose en el poder y persiguió a los líderes del sector moderado -entre los que se encuentran Tomski, Ríkov o el propio Bujarin-, partidarios de un desarrollo económico más lento y menos traumático y de continuar con la economía de la NEP. El resultado fue el establecimiento de una férrea dictadura personalista y la persecución de cualquier disidencia con el gran líder, lo que se traduciría en una escalofriante cifra de perseguidos, asesinados, fusilados y encarcelados (se calcula que más de un millón de personas) por obra de Stalin.

Creo que, como mínimo, en el comentario había que señalar la crítica que Bujarin hace del Stalinismo y resaltar que acababa de ser condenado y va a ser pronto fusilado. Además el texto contiene una clarísima explicación de cómo funcionan los resortes de la persecución stalinista (acusación con mentiras en prensa-investigación de los servicios secretos y acusación de espionaje, traición, terrorismo, etc…-juicio y ejecución). El comentario del contexto histórico resulta sencillo y en él habría que explicar que este documento forma parte de las persecuciones del Stalinismo y explicar qué eran y por qué se producen.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: